Canciones en inglés para niños: un divertido método para aprender

Que nuestros hijos aprendan inglés y otros idiomas es una máxima a perseguir entre la mayoría de los padres. A las clases en el colegio se les suma lo que podamos enseñarles en casa más las clases extraescolares en academias de inglés. Pero, no podemos olvidar que son niños y aunque es importante darles una buena base de formación, también podemos hacerlo con recursos más divertidos y que con total seguridad, calarán más en ellos, como puede ser las canciones en inglés para niños.

 

Ventajas de usar las canciones en inglés en el aprendizaje de los niños

La principal ventaja de las canciones en inglés para niños es que estarán aprendiendo un nuevo idioma, casi sin darse cuenta, ya que asociarán el momento de cantar a un momento lúdico y en absoluto a “tener que estudiar”. Además es un recurso muy útil en inglés que se puede ejercitar tanto en casa, como en los cursos de inglés,  que podrá compartir junto a sus amigos, y por supuesto, con el resto de la familia.

 

  • Aunque las canciones no son como las conversaciones o la literatura, a medida que su nivel de inglés vaya avanzando las canciones en inglés les servirán para practicar oraciones más allá de frases sueltas y ajustadas a la gramática. Si todavía son muy pequeños o están comenzado a aprender inglés, canciones como ésta les permitirán practicar los saludos, cómo responder a ellos según sus emociones, etc.

          Hello, hello, hello!  How are you? I’m good. I’m great. I’m wonderful !

 

  • El ritmo de la música junto al  acompañamiento físico, realizar un gesto, les ayuda a realizar una asociación más rápida de la palabra con el término en castellano, así como a mejorar su psicomotricidad. Un ejemplo es la canción “If You’re Happy and You Know It Clap Your Hands”. Es una canción muy conocida y muy utilizada también en guarderías y colegios de Gran Bretaña, donde los más peques, sentados en círculos, van realizando los movimientos que la letra de la canción les va indicando.

 

 

  •  Otro clásico de los niños ingleses para ampliar su conocimiento es Head Shoulders Knees and Toes, a la vez que van repitiendo las palabras, tienen que tocarse repetidamente la parte del cuerpo que mencionan. El ritmo de la canción cada vez va aumentando y tendrá que poner a prueba su coordinación y capaz de asociación, a la vez que se partirán de risa
  • También mejoran notablemente la pronunciación. Sus ganas de repetir exactamente lo que escuchan, y a base de eso, de la repetición de las estrofas, le lleva a a aprender a imitar la entonación y los sonidos gracias al acompañamiento musical y las rimas.
  • Si los niños son pequeños y están comenzando a hablar o a conocer su entorno, las canciones en inglés son una estupenda forma de ampliar su vocabulario. Con algunas muy típicas como Old MacDonald Had a Farm, aprenderán el nombre de los animales de la granja y a identificar sus onomatopeyas.

 

A medida que van creciendo la música les puede ir acompañado en su aprendizaje del idioma, Cambridge Assestment ha lanzado “Sing and Learn” , una serie de vídeos con canciones infantiles para aprender inglés y diseñados para ayudarles a recordar y utilizar el lenguaje adquirido. Los vídeos están divididos por niveles según el Marco Común Europeo de Refencia. Además se incluyen hojas de actividades descargables basadas en el vocabulario, la gramática y las estructuras utilizadas en la letra de las canciones.

“Sing and Learn” utiliza las melodías de canciones infantiles populares e incluye palabras de las listas de vocabulario que se utilizan en nuestros exámenes Cambridge English: Starters y Cambridge English: Movers.

Podéis encontrar todas estas canciones y muchas en canales de YouTube o aplicaciones para móviles. Si como padres queréis reforzar el aprendizaje de vuestros hijos podéis aprovechar para ponérselas en el coche, como una alternativa a los dibujos animados, o simplemente para pasar un buen rato juntos moviendo el esqueleto ¿Y lo mejor de todo? Ellos estarán aprendiendo, y sin enterarse 🙂